¿Has elegido el trabajo adecuado? Revisa algunos signos reveladores

Elegir una carrera es uno de los momentos más difíciles y cruciales en la vida de una persona, ya sea por primera, segunda o décima vez. Al mismo tiempo, encontrar una vacante para el trabajo de tus sueños puede ser algo bastante raro, por lo que es imperativo dar lo mejor de ti.

Si te preparas de forma adecuada, tendrás mayores oportunidades de acertar. El primer paso sería crear un currículo destacado que represente perfectamente tus puntos fuertes, así como las habilidades y la experiencia que aportarías a la empresa.

Después de pasar la ronda de currículo, superar las entrevistas en vivo y obtener esa oportunidad de trabajo aparentemente perfecta, puedes comenzar a preguntarte si esa fue realmente la elección correcta.
Mira esta lista de 8 importantes signos reveladores de que tu trabajo actual y tú pueden no estar hechos el uno para el otro:

1. Sentirte constantemente abrumado

Si bien sentirte abrumado al comenzar un trabajo puede ser aceptable, ese no es el caso si te has convertido en una parte regular de él. Los buenos gerentes nunca dejarían que sus empleados se vean abrumados por tareas difíciles.

La presión continua podría conducir a resultados deficientes, baja motivación, plazos incumplidos y otros resultados negativos.

2. Las tareas diarias difieren de la descripción del trabajo

A veces, los gerentes de contratación se ven obligados a usar una descripción del trabajo que no se alinea perfectamente con el puesto real. Tales problemas son más comunes en las empresas más grandes donde las descripciones de los puestos no se pueden modificar fácilmente. Como resultado, los candidatos pueden tener expectativas muy diferentes en comparación con la realidad real del trabajo.

3. Falta de oportunidades de crecimiento

Si has agotado las vías de crecimiento en tu organización actual, puede ser otra señal de que es hora de seguir adelante. Ten en cuenta que los avances verticales y las promociones no son los únicos tipos de crecimiento relacionado con el trabajo.

Obtener proyectos nuevos y emocionantes, aprender cómo funciona un lado diferente del negocio, tener acceso a herramientas educativas o ser asesorado por uno de los gerentes de la organización pueden resultar oportunidades invaluables para el crecimiento personal y profesional.

4. No estás siendo desafiado

Hay una comodidad incuestionable en hacer un trabajo fácil que no requiere mucho en términos de pensamiento rápido o refrescar y expandir constantemente tu conocimiento. Sin embargo, subutilizar tus habilidades no es una buena idea.

5. No estás siguiendo tu pasión

No importa cuán bueno sea el salario y los beneficios, si no estás personalmente interesado, no será una buena elección de carrera a largo plazo. Simplemente no es factible forzarte día tras día a hacer algo de lo que no obtienes ningún placer.

6. No puedes lograr un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida

Pasar suficiente tiempo fuera de la oficina es necesario para revitalizarse, despejarse la cabeza y volver al trabajo con nueva energía e ideas frescas. Sin embargo, ningún trabajo es perfecto y es posible que sea necesario trabajar horas extras ocasionalmente para cumplir con una fecha límite que se avecina.

Los problemas surgen cuando esto se convierte en una práctica común o si se espera que cada empleado se quede regularmente después del horario oficial de trabajo. Debes considerar esto como una señal de advertencia grave.

7. El impacto de tu trabajo no es visible

Para mantener a los empleados motivados y listos para darlo todo para lograr las tareas actuales, las empresas deben esforzarse por demostrar claramente el impacto que cada puesto de trabajo tiene en el negocio en general.

De lo contrario, los empleados pueden comenzar a sentirse desilusionados con sus roles actuales o considerar que sus contribuciones no tienen sentido y, por lo tanto, no vale la pena hacer su mejor esfuerzo.

8. Un entorno de trabajo insalubre o tóxico

Si bien tu trabajo específico puede estar cerca del ideal, si el ambiente de trabajo en general no es saludable o muestra tendencias tóxicas, lo mejor es alejarse. La exposición prolongada a un ambiente de trabajo hostil puede afectar seriamente su estado mental, disminuir la motivación incluso para ir a trabajar, aumentar el estrés y provocar una frustración severa.

Incluso si una de estas señales de advertencia está presente en tu elección de trabajo actual, puede ser un factor decisivo si es lo suficientemente grave. Siéntate e intenta responder una sola pregunta: ¿Recomendarías tu lugar de trabajo actual a tus amigos?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.